lunes, 17 de enero de 2011

PREBODA: Invitaciones personalizadas.

Se que la temporada fuerte de bodas todavía no ha empezado... hoy quiero adelantarme un poquito a la boda en sí y echar una manilla a los que estáis con el lío de las preparaciones.


A continuación, podéis ver dos invitaciones personalizadas de manera muy diferente, la primera con un sencillo dibujo en la portada, y la segunda, con un toque de diseño.


Mis amigos Piedad y Jose Mari, se casaron en la Sierra de Madrid, el dibujo que me pidieron representa la casa que preside la finca de Valdemorillo, donde fue la celebración. Quedó muy bonito impreso en un papel verjurado en tono beige.

La boda fue preciosa, la iglesia tenía mucho encanto serrano, los novios más felices que las perdices, el bailongo (como diría mi abuela) fue estupendo, la comida... mmmmmhhhhh, la comida fue servida por "El Puchero de Plata" . ¡Todo Inmejorable!.





Cuando me tocó a mi el turno, también quise hacer unas invitaciones un poquitín diferentes. 

Decidimos que fuera en formato cuadrado, con papel verjurado en tono gris claro, el texto en verde y con una portada diseñada con motivos naturales. 
También nos casábamos en la Sierra e íbamos a estar rodeados de naturaleza, así que, inspirándome en el diseño de la portada de un disco que vi hace tiempo, hice lo que veis a continuación.




Para indicar a los invitados dónde podían dormir y cómo llegar bien, imprimimos una indicaciones en una pieza a parte, en una cara el mapa y en la otra, los hoteles de la zona.



Organizar una boda conlleva un tiempo, un esfuerzo y una paciencia muy grande, pero también una alegría e ilusión enormes. Después del lío, te compensa obviamente, que estás emprendiendo una nueva vida con alguien a quien quieres, y sobretodo, EL VIAJE que te pegas, jejeje, vayas cerca o lejos, ¡es una gozada!.

Pinchando AQUÍ podréis ver otros ejemplos.

viernes, 14 de enero de 2011

Y la factoría, ¡se puso en marcha!

Pocas veces documento el trabajo después de haber impreso la foto en el lienzo, el plástico protector hace unos reflejos muy feos, pero la primera "Factoryzación" que veis si la documenté. 
Quedó muy chula así de grande... simplemente son fotos en BYN con un toque de color. 




Aquí, hice un punteado en BYN, con los cantos negros quedaron muy bonitos, ¡que pena no tener foto!.
Me los imagino en una habitación con tres de sus paredes blancas y una de color muy vivo. 




Las siguientes "Factoryzaciones", las imprimí en tres lienzos pequeños de 20x20 cm, súper fácil para colgar en cualquier pared no muy grande.




Si os interesa ver otros ejemplos podéis pinchar aquí. 

martes, 11 de enero de 2011

Dos lugares, dos momentos importantes.

En el primer pueblo, Paradas (Sevilla) comenzó su camino y una prometedora carrera.
En Madrid cerrará una etapa, pero abrirá otra y seguirá caminando tranquilamente, disfrutando de la vida como lo ha hecho hasta ahora.





viernes, 7 de enero de 2011

Chozas, una casa con solera.

Cuando mi amiga Anita me propuso dibujar la casa pensé que iba a disfrutar mucho haciéndolo, he estado allí en alguna fiesta o... fiestón veraniego y siempre me ha parecido impresionante.  
Ahora está rodeada de casas, pero hace tiempo caía en el paisaje con el aplomo que veis en los dibujos.










Hasta donde te alcance la vista

"Aquí se está mejor que en Benidorm" decía sentado desde su silla mirando el extenso paisaje manchego. 

Y que lo digas, qué tranquilidad, qué paz y que preciosidad.


lunes, 3 de enero de 2011

¡Ya estamos en el 2011!, ¡FELIZ AÑO!

Hoy os quiero enseñar un nuevo dibujito.


Esta plaza me trae recuerdos geniales, y precisamente de Navidad, si os fijáis bien, al fondo a la derecha hay un bar llamado La Asquiniña.  (Plaza Puerta Cerrada, Madrid)


Cuando éramos pequeñas mis hermanas y yo, como todos los "Chenchoooos" de Madrid, íbamos a la Plaza Mayor en Navidad, no es que compráramos nada, porque en mi casa eso de cambiar los adornos navideños cada año, no se lleva, hoy en día seguimos teniendo casi lo mismo que hace veinte años, pero nos divertía verlo todo y en alguna ocasión caía algo para hacer bromas en Noche Vieja, puede que hoy en día siga habiendo cacas de plástico o azucarillos de moscas para el café, jajajaja, ¡qué bueno!, a mi era lo que más gracia me hacía..


Después del recorrido de la Plaza Mayor íbamos a dar un paseo por la zona y solíamos parar a tomar un caldito en La Asquiniña. Un caldito compartido, claro, como la Cocacola, que siempre han sido dos para cuatro jajaja.
Hoy en día voy mucho por ahí, pero me sigue recordando esos momentos.


Este dibujo es para mi hermana Willy Fog, para que no se olvide de las esquinillas apetecibles madrileñas.




¡DE MADRID AL CIELO!